10 cosas que puedes limpiar con bicarbonato de sodio

por

El bicarbonato de sodio es uno de esos ingredientes que conocemos porque nuestras abuelas lo mencionaban y, seguramente, usaban con más frecuencia de lo que nos hubiese gustado. Y es que ciertamente sus usos son variados y sus propiedades casi milagrosas.

Se usa para cocinar galletas, atender malestares estomacales y, el tema de hoy, para limpiar un sin fin de cosas y objetos; gracias a sus poderes abrasivos y su capacidad desodorante natural.

Veamos una lista (incompleta) de objetos que puedes limpiar con el polvillo blanco que conocemos como bicarbonato de sodio:

1. El refrigerador

De tiempo en tiempo es conveniente y necesario limpiar su refrigerador en profundidad, para eliminar los malos olores y manchas de su interior.

El bicarbonato de sodio absorbe los olores, por muy fuertes que sean, por lo que es ideal para limpiar neveras donde ha mantenido pescados, carnes o cualquier otro alimento de fragancia fuerte.

La limpieza con bicarbonato permite evitar que los alimentos no se “contaminen” del olor de alimentos vecinos, lo cual alteraría su sabor

2.  Envases plásticos manchados

Algunos alimentos suelen manchar los envases plásticos, como por ejemplo la pasta con salsa roja o la alcachofa, que dejan sus coloridas huellas en nuestros utensilios de cocina.

Para mantener sus contenedores limpios y frescos, lavelos con una esponja y un poco de bicarbonato de sodio en polvo. O si lo prefiere, sumérjalos en solución de agua tibia en la que haya disuelto cuatro cucharadas del milagroso polvo.

3. Cocinas muy grasientas

Casi todos lo utensilios de cocina pueden limpiarse con un buen tratamiento de bicarbonato de sodio. Ollas, sartenes, cubiertos, platos y envases perderán la grasa, se desmancharán y mantendrán un olor neutro que le beneficiará grandemente.

La fórmula es sencilla: agregue agua tibia y bicarbonato de sodio, y sumerja en ella sus implementos. Restriéguelos con una esponja suave y luego enjuague con abundante agua.

Si lo desea, con esa misma “fórmula”, puede limpiar el interior del horno de la cocina, el horno microondas y el refrigerador. El efecto limpiador se sentirá de inmediato.

4. Esponjas y utensilios de limpieza

Limpiar los utensilios de limpieza es una de las tareas que casi siempre obviamos. Sumerja sus esponjas, cepillos y demás artefactos en agua con bicarbonato de sodio para liberarlas de gérmenes y malos olores. Así podrá usarlas por más tiempo.

En el caso de las alfombras, camas de gatos o perros,  e incluso los colchones de las personas, puede rociar este mezcla y dejarla secar por 15 minutos. Luego remueva con una toalla seca. Esto ayudará a que pierdan los malos olores.

5. Manchas de la ropa

La ropa de color o blanca también se beneficia del contacto con el bicarbonato de sodio. Si le agrega una taza a una lavadora, en conjunción con un buen detergente, obtendrá ropa más brillante y con nivel de ph que favorecerá la limpieza.

Las manchas de té sobre la ropa también puede removerse con un poco de bicarbonato de sodio, vinagre y agua fría.

Los zapatos deportivos, que suelen acumular malos olores tras su uso en el tiempo, pueden volver a oler normalmente si rocía soda en su interior, antes y después de usarlos en el gym.

6. Paredes rayadas

Si sus pequeños sufren de arrebatos artísticos contra las paredes de casa, y suelen rayarlas con sus creyones, el bicarbonato de sodio le ayudará a remover las rayas, sin necesidad de pintar.

Limpie de polvo la pared y, luego, frote suavemente con una esponja húmeda rociada con bicarbonato de sodio. Verá cómo las rayas desaparecen y la pared vuelve a su estado original.

7. Un baño con hongos

En ocasiones, los baños acumulan hongos en las fisuras o agujeros naturales de la estructura: esa raya entre baldosas, la cortina de la ducha, etc.

Frote la bañera, los azulejos, el lavamanos y la cortina de la ducha con una esponja húmeda y bicarbonato de sodio. Enjuague con agua abundante para devolver el brillo a las  superficies y un innegable olor a limpio.

8. Peluches y juguetes

Los juguetes de nuestros hijos suelen ser colectores naturales de polvo, en especial los peluches. La mejor manera de limpiarlos es colocarlos  en una bolsa de plástico grande con una taza de bicarbonato de sodio.

Asegure la parte superior para evitar derrames del líquido, saque la bolsa al exterior y agite bien con el peluche adentro. El bicarbonato de sodio ayuda a extraer la tierra y el polvo. Después de sacarlos de la bolsa, vacíe todo y deje secar al sol el muñeco.

En el caso de juguetes más “sólidos”, aplique agua con bicarbonato usando una esponja.

9. Joyas de plata

La plata también es susceptible a los efectos del bicarbonato de sodio. Esta solución devuelve el brillo a los utensilios de plata si los limpia con una pasta (3 partes de bicarbonato y solo 1 de agua). Frote la pasta con una tela suave, para evitar rayaduras y luego enjuage con agua abundante.

10. Derrames de aceite de auto en el suelo

Los coches suelen tener pequeños botes de aceite en su motor. Una o dos gotas al día, durante un tiempo prolongado, terminan generando las molestas manchas negras que vemos en los pisos de muchos garajes de casas u oficinas.

El bicarbonato de sodio puede ayudar a eliminarlas. Rocié un poco de esta solución en polvo y restriegue con un cepillo húmedo hastahacer desaparecer la mancha.