6 errores al limpiar que le hacen perder tiempo

por

El reto al que todos nos enfrentamos es limpiar bien un espacio, pero sin gastar demasiado tiempo, ni mucha energía. Se busca ser lo más rápido y eficiente posible. Sin embargo, hay una serie de errores que se cometen cuando se limpia, que no solo nos dilatan en el tiempo, sino que opacan el resultado porque sencillamente desperdiciamos nuestras energías revolviendo el sucio, sin removerlo.

1. De arriba hacia abajo

A la hora de limpiar, se debe comenzar por lo alto e ir descendiendo. Hay quienes prefieren aspirar primero y remover el polvo de los estantes después. ¡Gran error! comience por las lámparas del techo, los estantes más altos y vaya bajando poco a poco hasta llegar a la alfombra o el piso.

De lo contrario, usted tendrá que repetir ciertas operaciones, como barrer, o sus resultados serán más bien pobres.

2. Su familia no limpia sus zapatos antes de entrar a casa

El polvo siempre consigue la manera de entrar a casa, pero muchas veces lo dejamos entrar ¡por la puerta principal!.

Coloque un buen tapete en la puerta de entrada y comience la campaña entre los miembros de su familia para que sacudan sus zapatos en él cuando lleguen a casa. si logra, además, convencerlos para que dentro del hogar anden descalzos o con calzado netamente hogareño, se ahorrará una buena cantidad de trabajo. Al final, es mejor lavar un tapete, que tener que estar barriendo constantemente el interior de su casa.

3. Limpiar ventanas en un día soleado

Aunque es absolutamente contra-intuitivo, limpiar las ventanas en un día de mucho sol es muy mala idea.

El calor no solo hará que se canse más rápidamente, sino que los rayos solares secarla solución limpiadora antes de tiempo. Si no ha logrado escurrirla, el cristal puede quedar manchado y tendrá que comenzar de nuevo.

4. No dejar de usar los cepillos de su pulidora

Las tradiciones en el hogar enseñan que las máquinas pulidoras de pisos deben apagarse o sencillamente no deben usarse sobre ciertas superficies. Si usted está puliendo un piso de granito, todo está bien. Pero si le toca hacer lo propio con el parquet o piso de madera, seguramente su madre o su abuela le habrá dicho que apague la pulidora.

La verdad es los cepillos de la pulidora pueden servir sobre diversas superficies y lo que puede cambiar son los líquidos que usamos y la técnica que empleamos.

5. Deja hundir la vajilla en el friegaplatos antes de lavarla

Es común que las personas van acumulando platos, vasos, tazas en el friegaplatos. Luego lo llenan de agua y hay quienes hasta el echan jabón a esa mezcla, antes de empezar a fregarlos propiamente, en un ritual que llaman el “prelavado”.

¡Craso error! Lo más probable es que termine con varias piezas engrasadas aún cuando ni siquiera tocaron el aceite en la mesa.

Lo recomendable es que usted remueva todo resto de comida de sus piezas de vajilla, echándola en el pote de basura, y luego ahorre energía saltándose el prelavado. Vaya directo a la operación de lavar y escurrir sus platos. Ahorrará tiempo, agua y esfuerzo.

 

6 No olvide sus herramientas de limpieza

Es mucho el tiempo y esfuerzo que se puede ahorrar si contamos con las herramientas de limpieza adecuadas. Escobas, cepillos de diversos tamaños, trapos, líquidos limpiadores y un sin fin de otros utensilios pueden hacer su vida más fácil. Sin contar con máquinas más sofisticadas, como los robots-aspiradoras, que son capaces de limpiar el piso de una habitación entera por sí mismas.

La tecnología aplicada a la limpieza puede lograr maravillas. Detrás de cada comercial, de cada producto que vemos en los anaqueles hay cientos de horas de investigación en laboratorios que deberíamos aprovechar inteligentemente.