Limpiar quema calorías, ¿Mito o realidad?

Hacer cada tarea con más fuerza y concentración de lo normal puede quemar varias calorías.

Si se dice que limpiar tu casa puede ayudar a quemar calorías, ¿por qué tratar de desmentirlo?. Por más que sea un rumor, puede sonar muy gratificante para la mayoría de las personas que no son muy afines a esta tarea. Además no suena muy incoherente: cuando limpias te mueves, cuando te mueves quemas calorías y cuando quemas calorías, adelgazas. No hace falta un científico para realizar esta ecuación.

Sin embargo la ilusión puede llegar a durar poco tiempo, basta con escribir “¿Se pierde peso limpiando?” en el buscador, y algunos resultados te echarán en cara que no solo no se pierde peso, sino que además se engorda.

El rumor entonces sigue siendo eso, un rumor, una información no confirmada, un decir de boca en boca. Hagamos la tarea entonces, pensemos y saquemos nuestra propia conclusión.

Hacer cada tarea con más fuerza y concentración de lo normal puede quemar varias calorías.

Empecemos…
Rápidamente, sin buscar en Internet ni consultar a un médico, pensemos con nuestro sentido común, ¿alguna vez escucharon de un régimen para adelgazar que incluya como actividad física a la limpieza?. Quizás existe, se inventaron tantas cosas este último tiempo que cabe la posibilidad, pero yo nunca supe de algo semejante. Punto a favor para la negativa.

Como dijimos al principio, al ordenar, barrer los pisos, limpiar los vidrios, y demás tareas domésticas, estamos en continuo movimiento. Aunque no sean dietas en el sentido estricto de la palabra, hay muchas páginas web que hablan de aprovechar la limpieza para hacer nuestro ejercicio del día. Porque de eso se trata. No es reemplazar el salir a caminar o el ir al gimnasio por pasar un trapo a la mesa, está claro que no son actividades comparables. El objetivo es, como decimos en nuestra juerga, “matar dos pájaros de un tiro”. Si mientras barremos la cocina, podemos apretar los músculos del abdomen un poco más de lo normal y con eso perder calorías, ¿por qué no intentarlo?. Ahora sí, punto a favor para la positiva.

¿Cuántas veces pensaste lo mismo que la chica del dibujo?. Foto: Internet

Paso dos… buscar fuentes que sepan. Porque por más que queramos, no nos podemos basar solamente en nuestras opiniones, podemos teorizar y jugar a ser expertos, pero la realidad es que no lo somos.

Marie Murphy, una investigadora de la salud en la Universidad de Ulster, Reino Unido, dijo: “La gente sobrevalora la cantidad de actividad física que limpiar la casa proporciona o están comiendo de más para compensar el ejercicio que creen haber hecho”. En este sentido, pareciera que el problema es la confusión de las personas que reemplazan una actividad por otra, pero en ningún momento dice que limpiar no ayuda a quemar algunas calorías.

Por último, Sebastián Petrillo, experto en fitness, remarca lo siguiente: “Podemos adelgazar y tonificar nuestro cuerpo con actividades domésticas. Siempre que estemos en movimiento, generamos la energía necesaria para que esto ocurra. No tenemos que pensar que el gimnasio es la única posibilidad”. Un último punto a favor del “si”.

Conclusión: la palabra es aprovechar y no reemplazar. Usar el momento de limpieza, del que no podemos escapar, para tonificar nuestro cuerpo y quemar calorías puede ahorrarnos tiempo y hacernos sentir que hacemos más de una cosa al mismo tiempo. Seamos multitarea también en la limpieza.