Productos de limpieza que nunca debes mezclar

por

Existen limpiadores de uso común que son muy útiles, pero que si mezclamos en el combo equivocado pueden ser bastante peligrosos.

Es muy fácil frustrarse cuando nos enfrentamos con una tarea de limpieza muy dura y, en esas circunstancias, fácilmente podemos comenzar a intentar nuevas maneras de combatir el sucio: intentar frotar más fuerte, mezclar productos de limpieza, o usar nuevas soluciones.

Antes de comenzar a jugar al alquimista y mezclar soluciones químicas de alto poder, mejor es pensarlo bien y abstenerse.

Algunos productos que conocemos y nos parecen seguros al usarlos solos, pueden tener reacciones inesperadas al mezclarse, generando gases o reacciones químicas impredecibles.

Aún cuando la mezcla en sí misma no produzca ningún resultado nefasto al realizarse, nunca se puede estar seguro del efecto que tendrá sobre la superficie a limpiar, o sobre la piel, ojos y demás mucosas del limpiador.

Es por eso que le presentamos algunos productos que bajo ningún concepto, debería mezclar a la hora de limpiar:

1. Destapador de cañería y destapador de cañería

Los destapadores de cañerías poseen las fórmulas más letales del mercado. Si los mezcla de forma arbitraria podrían incluso explotar. Lo más sensato es usar uno, enjuagar abundantemente, y luego el otro si así lo desea.

2. Agua oxigenada y vinagre

El agua oxigenada, conocida científicamente como peróxido de hidrógeno, dioxogeno o dioxidano, es otra sustancia de uso común en casa a la hora de limpiar o hacer tratamientos para el cabello.

Hay quienes recomiendan usarla junto al vinagre para rociar las frutas y repisas. Es en líneas generales un método seguro, pero no lo haga mezclando los dos productos en el mismo envase.

La combinación de agua oxigenada y vinagre crea ácido peracético, el cual es potencialmente tóxico y puede causar irritación de la piel, ojos y mucosas respiratorias.

3. Bicarbonato de sodio y vinagre

El bicarbonato es básico y el vinagre es acido. Si los mezcla obtendrá agua y acetato sódico, pero sobre todo agua. Más vinagre solo hará que haya más espuma y gases liberados, pero si los guarda en un contenedor cerrado y se llega a batir, puede explotar.

Estos ingredientes ciertamente pueden ayudarla a limpiar toda la casa, pero trate de aplicarlos de separadamente. Uno a la vez.

4. Blanqueador y amoníaco

La lavantina o cloro al mezclarse con el amoníaco produce un gas tóxico que se conoce como Cloramina. Esta sustancia puede causar tos, asma, dolores de pecho u otros problemas respiratorios, así como ardor en los ojos.

Un efecto similar genera el blanqueador al mezclarse con vinagre.

En líneas generales, nunca huela demasiado cloro, amoníaco o ninguna de las sustancias de limpieza, pues la primera parte de su cuerpo que puede ser afectada son las vías respiratorias.

5. Lavantina y alcohol

Ha visto las películas donde los secuestradores tapan la nariz de una persona con un pañuelo lleno de cloroformo y esta queda dormida inmediatamente? Puede que usted no caiga dormida si mezcla alcohol y cloro, y además lo frota, pero sí tendrá irritación y otros efectos tóxicos.

Asegúrese de nunca mezclar blanqueador con nada que no sea agua limpia. Incluso otros productos de limpieza para vidrios o lavabos pueden tener ingredientes dañinos si lo mezclamos con cloro.

Consejos

  • En líneas generales trate de no mezclar los líquidos de limpieza en el mismo recipiente.
  • Si llega a sentir algún efecto tóxico sobre ojos, nariz, boca o piel. Aléjese inmediatamente de la sustancia que lo causa y procure lavar la parte afectada con abundante agua.
  • Acuda a un especialista inmediatamente.