Cómo limpiar los dientes del bebé?

por

Desde que asoman los primeros dientes se recomienda empezar con el hábito del higiene dental.

Es de vital importancia limpiar los dientes y muelas dos o tres veces al día: se puede usar un trapito o una gasa humedecida con agua para limpiarlos –cuidando de hacerlo suavemente-.

Entre los 12 y 18 meses de edad es mejor usar un cepillo de dientes especial para niños -más pequeño que los cepillos que estamos acostumbrados a usar-. Es importante y hasta para ellos es divertido que aprendan a manejarlo bajo nuestra supervisión. De ninguna forma debemos dejarlos solos, ya que todavía no tendrán la coordinación de movimientos adecuados como para cepillarse sin nuestra ayuda. Pero es bueno que se familiaricen con el cepillo y que vean cómo nos cepillamos nosotros, porque es natural que nos quieran imitar.

A partir de los 2 años es válido ir introduciendo una pequeña cantidad de crema dental (nosotros te recomendamos Colgate, la marca número uno recomendada por los odontólogos). Al principio la pasta de dientes no debe contener flúor así no daña al bebé en el caso de que trague algo de pasta accidentalmente.

  • Los bebés y niños, al principio por curiosidad pero también porque no saben escupir, puede que traguen alguna pequeña cantidad de pasta (nunca pondremos mucha en el cepillo). Por eso una sobredosis de flúor puede ser peligrosa, así que consultá a tu dentista antes de empezar a usar crema dental.
  • Hay cremas dentales especiales para niños fabricadas con ingredientes naturales y sin flúor (consultá a tu dentista antes de comprarla). En cualquier caso hemos de leer las indicaciones para comprobar que están adaptadas para la ingesta puntual por parte del bebé.
  • A partir de los 3 años de edad, cuando hayan aprendido bien el mecanismo de cepillado y sepan escupir la crema, debemos darles de a poquito más libertad para el lavado de dientes y aumentar paulatinamente la cantidad de pasta en su cepillo.
  • En cualquier caso, no olvidemos que es fundamental realizar visitas periódicas al dentista, especialmente si observamos alguna anomalía en la salida de los dientes o en su higiene -como lo pueden ser el sangrado de encías o la aparición de caries.

Obtén más información con el siguiente video: