Cómo limpiar un cuatro venezolano?

por

El cuatro venezolano, es el más emblemático de la música venezolana. Icono de la venezolanidad. Su uso es popular tanto en el campo como en las ciudades. Sus cuerdas de nylon producen un bello sonido, melancólico pero sobrio.
Se ejecuta como instrumento acompañante, aunque desde inicios del siglo XX se hizo popular también como instrumento solista, gracias a nombres como Alfredo Reyna o Hernán Gamboa.

Además, es un instrumento de cuerda pulsada que posee cuatro órdenes afinadas a razón de: la1, re2, fa#2 y si1, la peculiar afinación no totalmente ascendente es un elemento muy distintivo de otros instrumentos de cuerda.

Pertenece a la familia de las antiguas guitarras y guitarrillas españolas, es de tamaño reducido y debe su nombre al número de cuerdas que posee. No debe confundirse con el actual cuatro puertorriqueño de cinco órdenes y diez cuerdas metálicas.

Paso a paso para limpiar un cuatro

Limpiar los trastes a menudo

Para limpiar el cuatro, lo mejor es quitar las cuerdas primero, para poder limpiarlo cómoda y profundamente.

El cuatro acumula polvo y suciedad entre los trastes, específicamente a los lados de cada palito de metal (diapasón). Limpia cuidadosamente con un objeto puntiagudo para remover toda suciedad.  Trata de no frotar muy duro porque se raya.

La madera del cuatro puede limpiarse con líquido para limpiar cristales, aunque es preferible utilizar soluciones para limpiar guitarras que se pueden conseguir en cualquier tienda de instrumentos musicales. La similitud de ambos instrumentos, permite acomodar la metodología de limpieza para ambos.

Asegúrate de que no entren objetos o polvo en la «caja» del cuatro. Para limpiarlo puedes usar un plumero y mover el cuatro de forma que el polvo salga.

Al finalizar la limpieza del cuerpo del cuatro, puedes poner de nuevo lass cuerdas, afinarlo y estará listo para usarlo.

Cambia las cuerdas cada 8 a 10 meses

Así no lo toques muy a menudo, la tensión natural que tienen las cuerdas hace que estas se desgasten rápidamente.  Un cuatro con las cuerdas viejas tiende a sonar agudo y emitir unas frecuencias desagradables.   Si lo usas frecuentemente, trata de cambiarlas con regularidad, por lo menos cada 6 meses.  Si no lo utilizas con frecuencia puedes cambiar las cuerdas de 8  o 10 meses.

Guardarlo en un lugar seco y fresco

No hay nada que le haga más daño a la madera que la humedad y el calor.  Trata de guardar el cuatro en un rincón seco y donde no le pegue el sol directamente.  Ni hablar de colocarlo en un balcón o en el patio, porque lograrás que se deteriore rápidamente.