Cómo limpiar una armónica?

por

El único método aconsejable para limpiar una armónica es usar simplemente agua. Todas las armónicas tienen chapas de acero inoxidable y juegos de lengüetas de aleaciones con latón que aunque se manchan debido al contínuo contacto con la humedad tampoco se oxidan.

Debido al pequeño tamaño de las lenguetas y a los finos huecos entre estas y la placas se puede dar el caso de que alguna nota suene mal debido a que algún cuerpo extraño, aunque sea minúsculo, interfiera en el movimiento de la lengüeta, por lo que si es un problema persistente no habrá más remedio que desarmar nuestra armónica y limpiar con un pincel suave la lengueta afectada.

Si no es el caso lo mejor y más aconsejable es simplemente una limpieza exterior con un trapo humedecido en agua de las partes de la armónica que más contacto tienen con la boca: la embocadura de las 10 celdas y la parte delantera de las cubiertas protectoras. Es el único mantenimiento frecuente realmente aconsejable.

Sólo muy de vez en cuando se puede desarmar completamente y limpiar todas las piezas con agua y algo de jabón neutro y con ayuda de algún pincel muy suave para eliminar interiormente todo rastro de saliva, polvo y cuerpos extraños, aclarando bien con agua corriente y dejando secar al final.

Como consejos obvios y tratándose de un instrumento que está continuamente en contacto con nuestra boca están el de no intercambiar nunca nuestras armónicas con nadie y mucho menos el probar las de otros. Procurar guardarlas siempre en el estuche o caja que usemos preservándolas así del polvo. No tocar nunca inmediatamente despues de comer ni mientras lo hacemos (lo mejor es hacerlo después de lavarnos la boca).

Obtén más información con el siguiente video: