Cómo limpiar una máquina de café expreso?

por

Los baristas tienen claro gracias a su entrenamiento cómo mantener limpia la máquina de café expreso; sin embargo, si una persona se está iniciando en este oficio o sencillamente adquirió una máquina de estas para su uso personal, puede necesitar algo de ayuda en este sentido.

A continuación presentamos consejos para mantener una rutina de limpieza de la máquina de café expreso que garantice la durabilidad de la máquina y la buena calidad de sus mezclas.

Limpieza rutinaria

Un barista utiliza 4 paños en la operación profesional de su máquina, diferenciados muchas veces por color y siempre por su uso. En nuestra explicación usaremos colores referenciales, pero el barista puede elegir según la oferta que le haga su proveedor los colores de su paños.

  • Blanco: para limpiar el tubo de vapor. Este debe ser un paño de aproximadamente 20cms x 20 cms, de un material resistente al calor. Este paño usualmente lo colocan en la parte superior de la máquina y lo toman sólo para limpiar el tubo de calor tras calentar la jarra de leche.
  • Verde: para la bandeja de la máquina. Suele ser un paño de mayor tamaño, 30 x 30 cms, de material que absorba bien el agua. Esta toalla suelen colocar sobre un lado de la máquina y es se utiliza para limpiarla tras servir el café que cae de los filtros. La idea es que la bandeja se mantenga limpia para que no manche la base de las tazas que se colocan sobre ella.
  • Azul: el paño de la parte inferior de la máquina, que se usa para limpiar la superficie del mueble donde hemos colocado la máquina, sea en un local o en nuestra casa.
  • Negro: es el paño que lleva el barista consigo. Se usa para limpiar los filtros tras cada preparación y antes de añadir más café molido en ellos para una nueva preparación.

Con estos 4 paños y de manera continua el barista mantiene limpia la máquina. Cuando alguien le pide una taza de café:

  • Limpia los filtros de café con el paño negro para añadir el café que va a colar.
  • Limpia la bandeja con el paño verde, para colocar la taza que recibirá el café filtrado.
  • Limpia el tubo de vapor para calentar la leche con el paño blanco, y mezcla café y leche en la taza.
  • Finalmente, limpia con el paño azul cualquier derrame de la parte inferior y, seguramente, vuelve a limpiar el tubo y la bandeja con sus respectivos paños.

Tras cada jornada, el barista debe limpiar su máquina para su uso el próximo día; así como los 4 paños.

Limpieza al final del día

La diferencia de la limpieza de final del día con la continua que hacen los baristas, es que al final del día se concentran en los “duchas”, donde se colocan los filtros. Para ello necesitarás el filtro ciego: ese filtro que no tiene agujeros y concentra el agua.

La operación es sencilla: colocas el filtro ciego en la ducha y accionas el botón de continuo para que fluya el agua. Esperas 5 segundos, remueves el filtro y dejas caer el agua. Repite la operación unas 10 veces en cada grupo de tu máquina.

Luego usa un cepillo de limpieza de duchas para limpiar el interior de la ducha y remover toda la borra de café que quede acumulada. Luego limpias las gomas de alrededor de la ducha, con el cepillo para grupo circular, que remueve toda suciedad rápidamente. Deja correr el agua.

Finalmente, limpia la bandeja con el paño, buscando remover toda la borra. Tu máquina quedará lista para su uso al día siguiente.

Hay muchos otros trucos y tips para el mantenimiento de la máquina de café expreso. Le dejamos aquí un video que podrá servirle para ampliar esta información: