Más métodos para limpiar monedas

por

A veces encontramos en algún cajón olvidado un montón de monedas. Al revisarlas, nos damos cuenta que están fuera de circulación, probablemente desde hace muchos años. Eso nos hace pensar que tal vez tengan algún valor económico importante y queremos venderlas al mejor postor. Y cuando vamos a vender algo, queremos presentarlo en las mejores condiciones posibles para obtener el mejor precio; sin embargo, cuando se trata de monedas, especialmente monedas antiguas o de plata, una mala limpieza puede arruinar la moneda y hacerle perder todo su valor. Las monedas con el tiempo adquieren una capa protectora llamada pátina, que puede confundirse con óxido y hacerlas ver feas y sin valor alguno. Pero esa pátina es el elemento más importante de la moneda a la hora de venderla, pues es lo que le da autenticidad a la misma y lo que más valoran los posibles compradores y coleccionistas. Conservar la pátina es lo más vital a la hora de hacerles una limpieza casera.

Ahora, si tu interés no es vender las monedas y sólo darles una limpieza profunda para hacerlas ver como nuevas y exhibirlas en una colección o usarlas en el caso de que aún estén vigentes, te traemos un par de procedimientos de limpieza para monedas. Es importante saber si tus monedas son de cobre, de bronce, de plata o romanas, pues si son de los dos últimos tipos, requieren un procedimiento de limpieza diferente.

Limpieza de monedas de cobre o bronce

Si tus monedas son de cobre, bronce o cualquier otro material que no sea plata y están sucias de polvo, barro, lodo, etc, necesitarás:

  • guantes para limpiar
  • jabón suave, tipo jabón para bebés
  • agua normal
  • agua destilada
  • un recipiente donde quepan las monedas y la solución jabonosa
  • un recipiente de plástico
  • cepillo de cerdas suaves, preferiblemente ya usado
  • paño limpio y seco

Procedimiento:

  1. Coloca una parte de jabón por tres partes de agua en un recipiente.
  2. Introduce las monedas en el recipiente y deja las monedas en remojo por una hora.
  3. Colócate los guantes para limpiar.
  4. Con el cepillo, frota suavemente las monedas para quitar la suciedad.
  5. Transfiérelas al recipiente con agua destilada, para quitar los excesos de jabón y evitar que se sequen con manchas de agua.
  6. Al terminar, colócalas en el paño limpio y seco y frótalas suavemente para secarlas.

Monedas de plata

Si tus monedas son de plata o romanas, y están llenas de óxido, necesitarás:

  • guantes para limpiar
  • vinagre blanco
  • agua destilada
  • aceite de almendras dulces
  • un recipiente para el vinagre
  • un recipiente de plástico para el agua
  • un paño para frotar
  • un paño limpio y seco

Procedimiento:

  1. Coloca el vinagre en un recipiente.
  2. Introduce una de las monedas por cinco minutos, si no ves ningún daño, coloca todas las demás y déjalas reposar en el vinagre por quince minutos.
  3. Luego introduce las monedas en el agua destiladas y enjuágales el vinagre y todo lo que éste desprendió de las monedas.
  4. Sécalas con el paño limpio y seco.
  5. Con el aceite de almendras, frótalas con el paño para frotar para darles brillo y una capa protectora.

Consejos generales:

  • Nunca laves las monedas con líquidos abrasivos o corrosivos, aunque no estés pensando en venderlas, porque eso destruye la superficie de las monedas y las hace propensas al óxido, lo cual arruinaría las monedas de todas formas y cualquier tipo de limpieza o trabajo de conservación sería inútil.
  • Se puede usar pasta de dientes para lavar las monedas y luego enjuagarlas con agua, esto sólo sirve para monedas más recientes, sucias de polvo o lodo y NO debe usarse con monedas de plata o romanas.
  • Es preferible probar estos y cualquier otro método de limpieza de monedas con monedas de menor valor para comprobar que no dañen la superficie de la moneda.
  • Si no estás seguro del valor de tus monedas, antes de limpiarlas llévalas con un especialista en monedas y has lo posible por no tocarlas con las manos pues los ácidos grasos de la piel humana son los peores enemigos de la pátina, usa un papel tipo pergamino o sobres de cartón para trasladarlas hasta el especialista; también por esto es importante usar guantes a la hora de limpiarlas.