Cómo limpiar la jaula de tu cobayo diariamente?

por

Los cobayos o conejillos de indias son animales cariñosos, tímidos y curiosos por naturaleza. Son mamíferos, roedores originarios de la región andina de América del Sur. Suelen vivir entre 4 y 6 años y generalmente pesan entre 700 y 1.200 gramos.

Aunque en la naturaleza el cobayo vive en espacios abiertos y utiliza madrigueras para esconderse, también se adaptan bastante bien a la vida doméstica, con tal de que su dueño los cuide apropiadamente.

Una parte fundamental de este cuidado es el mantener el hogar de tu mascota en óptimas condiciones. La jaula de tu cobayo debería recibir una limpieza diaria y una limpieza más a fondo al menos una vez a la semana. Si tienes más de un cobayo, inclusive podría ser conveniente lavar la jaula a fondo con mayor frecuencia. También es fundamental saber cómo reacomodar el espacio vital de tu mascota para que tu cobayo esté cómodo y feliz. Aquí te enseñamos cómo llevar a cabo la limpieza del hogar de tu cobayo.

Limpieza diaria

Para mantener la jaula de tu mascota limpia y asegurar que la salud de tu cobayo se mantenga en estado óptimo, debes procurar hacerle una limpieza diaria al hogar de tu mascota. Esto, además, ayudará a disminuir los malos olores.

¿Qué necesitas?:

  • Toallas de papel o servilletas.
  • Agua caliente (pero que no te queme).
  • Jabón de lavaplatos (que no tenga un aroma demasiado fuerte).
  • Comida y agua fresca para tu mascota.

Pasos a seguir:

Saca a tu cobayo de su jaula. Asegúrate de sostenerlo por el pecho con firmeza pero no con tanta fuerza como para hacerle daño.

En esta limpieza debes buscar limpiar áreas específicas de la jaula de tu cobayo: si hay alguna suciedad notoria, utiliza una toalla de papel o servilleta para removerla.

Revisa que el material de la cama esté completamente seco.

Vacía los recipientes de agua y comida.

Lava los recipientes de agua y comida con agua caliente y un poco de jabón de lavar platos.

Cambia el agua y la comida de tu cobayo. Si el comedero está húmedo, limpialo y rellénalo con comida que esté fresca.

Una vez que todo esté limpio y en orden, devuelve a tu cobayo a su jaula.