Cómo limpiar una habitación de hotel?

por

El rápido crecimiento de las plazas hoteleras en los últimos años empujó al emprendimiento de mayor categoría también los requerimientos de capacitación, obre todo al momento de mantener la pulcritud de las plazas a la hora de ofrecer comodidad y seguridad a los clientes. Es importante que en las habitaciones de tu hotel se sienten como en su casa.

Para lograr una limpieza correcta de las habitaciones, debemos tener  claro que nuestro objetivo es que el  cliente  tenga sensación de que la está estrenando para lograr un resultado impecable.

Para realizar la limpieza de las habitaciones se establece un punto de inicio de trabajo y el más adecuado es el de sentido circular, empezando por un extremo de la habitación y terminando por el otro, así se evitará que quede algo en el olvido.

Procedimiento

Al estar en la habitación, podemos proceder de la siguiente forma:

Llamar a la puerta de la habitación para comprobar que el cliente no está. Siendo así, los implementos de limpieza se dejarán a un costado de la habitación, de manera que si llega el cliente quede avisado de la limpieza.

Dejar abierta la puerta de la habitación durante todo el proceso, así mimo ventanas y balcones para ventilar la habitación, con esto, vaciamos papeleras, ceniceros y vasos y recogemos la ropa sucia de la cama y colocarla en la bolsa que el carro lleva para la lavandería. Hacer la cama con la ropa limpia que el carro lleva.

Limpiar el cuarto de baño. Limpiar el polvo y fregar en caso necesario lámparas, apliques, puertas, ventanas, armarios, escritorios, sillones. Es importante que no utilicemos productos de limpieza que tengan olores fuertes, pues desconocemos si el cliente sufra algún tipo de alergia.

Debemos limpiar la habitación siempre en el mismo orden, primero sacaremos el polvo de los armarios y muebles y después limpiaremos las ventanas y cristales. Seguidamente repondremos las perchas, bolígrafos, caramelos, agua y demás productos de bienvenida. Debemos recordar cerrar las ventanas y correr las cortinas.

Por último, barrer y fregar el suelo de la habitación y del baño.