Cómo limpiar el inodoro con Coca-Cola o gaseosas?

por

El baño es, sin lugar a dudas, el lugar más lleno de bacterias de todo el hogar. Allí nos aseamos todo el tiempo y cuando tenemos cualquier accidente, corremos al baño para resolverlo. Pero dentro del baño hay un sitio que está aún más contaminado, porque recibe la peor carga: el inodoro.

Nuestros desechos no sólo contaminan el inodoro, sino que lo ensucian con el tiempo, y si no le damos una limpieza constante, puede ser fuente de innumerables enfermedades, especialmente si se tienen niños o perros en la casa que sin querer, o queriendo, metan manos, patas, bocas y hocicos dentro del agua que se empoza en el inodoro.

Aunque por más que queramos y usemos productos que prometen maravillas, es imposible dejarlo ciento por ciento limpio de bacterias; sin embargo, sí es posible mantenerlo higiénico para su uso seguro, además de presentable a la vista para que no parezca un inodoro de gasolinera.

El método que te presentamos a continuación sirve más que todo para blanquear el inodoro de ese horrible círculo de sarro en variados tonos marrones que se forman en su interior por el agua empozada, sin embargo, también dejará tu inodoro higienizado para que su uso sea seguro en el día a día.

Uso de Coca cola o bebidas gaseosas

Limpiar el inodoro con Coca Cola es uno de los métodos más sencillos, seguros y económicos que existen. La acidez de la gaseosa, obtenida de los ácidos fosfórico y carbónico que le dan sus burbujas características, ayuda a despegar el sarro del inodoro, y la cafeína que contiene ayuda a higienizar el inodoro.

¿Qué vas a necesitar?

  • Coca cola (dependiendo del tamaño de tu inodoro puedes necesitar de 1 a 2 tazas de Coca Cola o cualquier otra gaseosa oscura)
  • Cepillo de limpiar inodoros
  • Guantes de limpiar

¿Cómo proceder?

Vierte la coca cola o la gaseosa que tengas en el inodoro suavemente, asegurándote de cubrir las manchas y el anillo de sarro completamente.

Deja reposar por al menos una hora y media la coca cola, sin remover ni usar el inodoro.

Colócate los guantes de limpiar.

Luego humedece el cepillo de limpiar inodoros y restriega las manchas y el anillo de sarro. Todo saldrá de manera inmediata.

Recuerda pasar el cepillo por la parte de adentro del inodoro.

Luego tira de la palanca del inodoro y deja que el agua se lleve todo el sucio que acabas de limpiar.

Enjuaga el cepillo de limpiar inodoros.