Cómo limpiar las persianas?

por

Limpiar las persianas es un trabajo la mayoría de las veces laborioso,  por ello lo mejor es llevar a cabo este trabajo de forma periódica para evitar que sea muy difícil cuando nos decidamos a hacerlo.

Como hacer la limpieza integral, incluido el exterior de la persiana:

  • No es necesario que la hagamos siempre, pero de vez en cuando debemos proceder a su limpieza y para ello lo mejor para limpiarla sin arriesgarnos a caer por la ventana es haciéndolo dentro del tambor que la contiene. Para ello quitamos la tapa del tambor, que generalmente estará sujeta con dos tornillos.
  • Bajamos al máximo la persiana, limpiamos la caja que la contiene así como la parte enrollada que está dentro del tambor, y al mismo tiempo limpiamos la parte interior de la persiana. A continuación secamos bien ambas partes para evitar que cojan polvo o suciedad mientras están húmedas y las enrollamos un poco. Continuamos así hasta que esté toda limpia y arrollada.
  • Colocamos de nuevo la tapa del tambor, la atornillamos y ya tendremos las persianas limpias para una temporada.

Como hacer la limpieza interior de la persiana.

  • Este tipo de limpieza debemos hacerla con más frecuencia que la anterior, para ello bajaremos totalmente la persiana, eliminaremos todo el polvo con ayuda de un paño o aspirador con cepillo y luego procedemos a limpiarla, haciéndolo siempre de arriba a abajo para evitar incómodos chorretones y secándola inmediatamente. Podemos hacerlo a tramos de 30 o 40 cm.

¿Con qué productos las limpiaremos?

  • La limpieza se realizará con los productos adecuados en función del tipo de material del que esté hecha la persiana, y así si la persiana es de

Madera: después de quitarle el polvo puedes probar de pasarle un paño humedecido en algún producto de limpieza, bien para maderas, bien para suelos de parquet. Acuérdate de secarla.

Plástico o PVC: primero quítales el polvo y a continuación frótalas con un paño o esponja humedecido con un mezcla de agua y un poco de detergente liquido, y si esta muy grasienta un buen quitagrasas; elimina el exceso de jabón con otro paño humedecido solo con agua y a continuación sécalas bien.

Metálicas: eliminar el polvo con ayuda de un paño seco o aspirador y a continuación pasar otro paño humedecido en alcohol. A continuación secar bien.

Recuerda que después deberás limpiar los marcos y por ultimo los cristales.

Obtén más información con el siguiente video: