Cómo limpiar un espejo con productos caseros?

por

Si te preguntas cómo limpiar un espejo recurriendo a productos caseros, los productos que guardas en la despensa te podrán ayudar a llevar a cabo esta acción. A continuación te proponemos dos trucos naturales que te ayudarán a potenciar el brillo de los espejos de tu hogar de un modo sencillo, práctico y económico.

Limpiar los Espejos con Vinagre Blanco

El vinagre blanco es un producto rico en propiedades antisépticas, limpiadoras y antibacterianas ideal para acabar con las manchas, la suciedad, los gérmenes y las bacterias.
Además, es fantástico para potenciar el brillo de los cristales, por lo que deberá estar muy presente en tu vida si te estás preguntando cómo limpiar un espejo con remedios caseros.

Ingredientes:

  • Un vaso de vinagre blanco
  • 3 vasos de agua (puedes emplear agua del grifo, no es necesario que sea mineral)
  • Un frasco con pulverizador
  • Una o dos hojas de papel de periódico

Pasos a seguir

  1. Calienta el agua.
  2. Cuando esté templada retírala del fuego y viértela en el interior del frasco con pulverizador.
  3. Agrega el vinagre blanco, cierra el bote y agítalo para mezclar el agua tibia y el vinagre.
  4. Rocía la solución casera resultante sobre el espejo que desees limpiar y retírala usando una hoja de periódico, ya que este tipo de papel te ayudará a potenciar el brillo de los cristales.

Limpiar los espejos con té

El té forma parte de la vida de muchísimas personas debido que es muy rico en flavonoides, un tipo de antioxidante que se ocupa de combatir los radicales libres y de retrasar el envejecimiento.
Además, también se convierte en un ingrediente muy útil para limpiar los espejos y cristales y llenarlos de brillo.

Ingredientes

  • Dos bolsitas de té negro
  • Medio litro de agua (en este caso también puedes emplear agua del grifo)
  • Un trapo especialmente indicado para limpiar espejos y / o cristales

Pasos a seguir

  1. Calienta el agua.
  2. Cuando rompa a hervir agrégale las bolsitas de té negro y quítala del fuego.
  3. Deja que la infusión repose hasta que se haya enfriado.
  4. En ese momento retira las bolsas de té y empapa el trapo en el líquido.
  5. Escúrrelo y úsalo para limpiar los espejos de tu casa que se hayan manchado o hayan perdido su brillo.
  6. Hecho esto pasa otro paño para secar el cristal y eliminar todos los restos de té.