Cómo limpiar a tu hamster?

por

Los hámsteres son uno de los animales más comprados como mascotas, porque pueden vivir en un espacio pequeño dentro de apartamentos o casas y suelen ser muy cariñosos con los humanos. Ellos no necesitan de excesivos cuidados, aunque sí se debe asegurar que puedan realizar bastante ejercicio, pues son unos animales muy activos.

Generalmente, no se debería bañar a un hámster, porque ellos se lavan a sí mismos con sus lenguas. Solo deberías considerar bañarlo si ha estado en contacto con alguna sustancia química dañina o si tiene algo atascado en el pelo. Inclusive si tu hámster llegara a necesitar un baño, es recomendable no utilizar agua a menos de que sea absolutamente necesario. Esto se debe a que estos animales son muy sensibles al frío y al mojarse su sistema inmune podría verse debilitado, lo cual podría resultar en que contrajesen alguna enfermedad. Además, el agua le podría quitar los aceites naturales de su piel y pelo.

Por ello, es muy importante saber cómo limpiar a tu hámster sin perjudicar tu salud. Aquí te explicamos cómo.

Limpiar a tu hámster con arena

Este método es lo primero que debes intentar si crees que a tu hámster le vendría bien una limpieza o empieza a oler mal. El baño de arena es lo más recomendable para el bienestar de tu mascota.

¿Qué necesitas?

  • Arena para chinchilla.
  • Un recipiente en el que quepan la arena y tu mascota.

Pasos a seguir:

Compra un poco de arena para chinchilla en una tienda de mascotas. Te debes asegurar de que sea arena y no polvo, pues de lo contrario podría generar un problema respiratorio en tu mascota.

Sirve la arena en un recipiente que sea lo suficientemente grande como para que quepa tu hámster.

Deja que tu mascota se revuelque en la arena. De esta forma, se sacará la mayor parte de la suciedad que tenga encima.

Una vez que esté listo, saca a tu hámster de la arena y asegúrate de que quede limpio.

Devuélvelo a su jaula.

Limpiar a tu hámster con un paño húmedo

Si el baño de arena no es suficiente y tu mascota tiene algún pegoste o sustancia potencialmente peligrosa en su pelambre, podrías considerar darle un baño con un paño húmedo.

¿Qué necesitas?

  • Un recipiente de mediano tamaño.
  • Agua templada (una o dos tazas).
  • Champú para mascotas sin aroma (solo lo usarás en caso de que tu hámster esté muy sucio).
  • Un paño.
  • Una toalla suave que esté completamente seca.
  • Premios para el hámster.

Pasos a seguir:

Llena un recipiente con una o dos tazas de agua a temperatura ambiente. Si tu hámster está muy sucio, agrégale solamente una gota de champú para mascotas y asegúrate de que sea sin aroma. No debe quedar espuma: si se forma espuma, significa que utilizaste demasiado champú.

Agarra un paño y sumérgelo en el agua. Asegúrate de que quede bien húmedo.

Frota a tu mascota con el paño húmedo en la dirección del crecimiento de su pelo. Hazlo suavemente, como si estuvieses acariciando a tu hámster.

Una vez que estés listo con el paño húmedo, seca a tu mascota con una toalla suave. También debes pasarle la toalla siguiendo la dirección en la que crece su pelo.

Devuelve al hámster a su jaula. Si puedes ponerlo en un lugar caliente para que se recupere del frío, procura hacerlo. Evita a toda costa que esté en contacto con aire frío.

Entrégale un premio a tu hámster y consiéntelo.

Limpiar a tu hámster con un baño de agua

Esto es solo para intentar en casos de emergencia, si tu mascota ha estado en contacto con alguna sustancia tóxica que le resulte dañina y no lo puedas llevar al veterinario de inmediato. Igualmente, es recomendable que llames primero a tu veterinario y consultes con él si sería preferible llevarlo de emergencia o darle un baño en casa antes de llevarlo.

¿Qué necesitas?

  • Un recipiente en el que quepa tu hámster.
  • Agua templada.
  • Un paño o un cepillo de dientes de cerdas suaves para limpiar a tu mascota.
  • Champú para mascotas sin aroma (solo lo usarás en caso de que tu hámster esté muy sucio).
  • Una toalla suave que esté completamente seca.
  • Premios para el hámster.

Pasos a seguir

Llena el recipiente con un par de centímetros de agua templada.

Con mucho cuidado, mete a tu hámster en el agua. Asegúrate de que no le caiga agua en la cara.

Limpia a tu mascota suavemente con un paño o un cepillo de dientes que tenga cerdas suaves.

Si el agua no es suficiente para quitar la sustancia peligrosa o pegajosa de la pelambre o piel de tu hámster, entonces puedes utilizar unas gotas de champú de mascotas sin aroma. Ten mucho cuidado de que no le caiga en la cara a tu hámster.

Enjuaga bien al hámster con agua templada, sobretodo si has utilizado champú. Asegúrate de sacar cualquier residuo que quede en su piel o pelo.

Seca bien a tu mascota con una toalla suave. Puedes envolverlo en ella y darle golpecitos suaves para secarlo. Si no, puedes frotarlo con la toalla suavemente, siguiendo la dirección de crecimiento de su pelo.

Devuelve al hámster a su jaula. Si puedes ponerlo en un lugar caliente para que se recupere del frío, procura hacerlo. Evita a toda costa que esté en contacto con aire frío.

Entrégale un premio a tu hámster y consiéntelo.

Consejos:

  • No bañes a tu hámster con agua a menos de que sea absolutamente necesario. Intenta también consultar con tu veterinario antes de exponer a tu hámster al agua.
  • Puede ser de gran ayuda pedirle a alguien que te ayude mientras bañes al hámster. Debería ser una persona que tu mascota conozca.
  • Para que tu hámster se agite y asuste menos, intenta tranquilizarlo y acariciarlo mientras lo bañes.
  • Es preferible bañar a un hámster en un día caluroso, para que no agarre frío. Evita por completo bañarlo en un día o ambiente frío.
  • Es recomendable tener un papel de cocina o servilletas a la mano por si acaso tu hámster evacúa heces mientras lo bañas.
  • El frío y el estrés al que puede estra sometida tu mascota puede provocar que se enferme. Monitoréalo en los días después de bañarlo, para asegurarte de que esté bien de salud.
  • Si tu hámster agarra mal olor fácilmente, intenta limpiar su jaula con más frecuencia. Si el mal olor de tu mascota persiste, considera llevarla al veterinario.