Cómo mantener limpios los baños de la oficina?

por

La limpieza es clave en la imagen de una empresa, porque un ambiente limpio es un ambiente agradable dentro de la empresa. Un factor importante ya que puede estimular la motivación y el rendimiento de la fuerza laboral y ofrecer una buena impresión a proveedores, clientes y socios comerciales. Además es imprescindible para la prevención de enfermedades.

La salud ocupacional o salud laboral es la ciencia y el arte de identificar, evaluar y controlar los factores ambientales que generan molestia y que pueden afectar el bienestar de los trabajadores y de la comunidad. (Fuente: Organización Internacional del Trabajo)

Por parte, la limpieza es una de las mejores formas de identificar un lugar de trabajo seguro, una buena práctica de limpieza no es solo limpiar una o dos veces al día, es el resultado de la disciplina de todos quienes laboran en ese espacio para mantenerlo limpio y ordenado.

Tips de higiene en el trabajo

El Instituto Silestone de España realizó un estudio sobre las buenas prácticas y hábitos de higiene y redacto un decálogo de consejos básicos para hacer del baño un lugar limpio y saludable. A continuación te compartimos algunos consejos para mantener los baños de las oficinas públicas limpios:

  • Extrae el aire húmedo: Coloca un extractor de aire o ventilador en el baño para expulsar el aire húmedo.
  • Deshazte de las alfombrillas o alfombras:Estas sólo absorben el agua del suelo, busca otra alternativa para que el suelo no absorba el agua.
  • Saca las plantas: Generalmente las plantas necesitan riego y esto provoca que el suelo se mantenga húmedo. Es mejor que las plantas estén fuera del baño.
  • Controla las filtraciones o botes de agua en las tuberías: Si el moho está creciendo en el sellado de silicona, es una señal habitual de que la humedad lo ha traspasado. Revísalo antes de que empeore el problema.
  • Lávate las manos con frecuencia, pero
  • Guarda el cen pillo de dientes: en un lugar de fácil secado y protegido de la suciedad.
  • Utiliza distintas toallas de baño: para las partes del cuerpo, si están muy mojadas te sugerimos cambiarlas a diario.
  • Mantén cerrada la tapa del inodoro: Sobre todo, al hacer la descarga de agua ya que en esa acción los gérmenes pueden contaminar todo el baño por el efecto de la corriente de aire.

Informar a empleados

Aunque puede resultar incómodo en un principio, es necesario informar a los empleados sobre las normas de uso y aseo del baño y otras áreas comunes. Las damas, por ejemplo, deben ser cuidadosas con las toallas sanitarias durante los días del período. En general, todos deben recordar que después del uso personal, vendrá otra persona y la idea es que consiga el baño en óptimas condiciones.

Como empleador, además, se deben proveer los recursos necesarios para el correcto uso del baño. Asegúrese de que cada baño tiene lo siguiente:

  • Papel higiénico
  • Aromatizador
  • Que las cerraduras funcionan perfectamente
  • Papeleras
  • Un cartel con instrucciones de uso básicas
  • Jabón en los lavamanos

Rutinas de limpieza acorde con tráfico

Además establezca una rutina de limpieza según el tráfico del mismo. Si es un baño abierto al público de mucho uso, seguramente habrá que limpiar sus pisos y lavamanos continuamente. Hará falta un encargado para que lo mantenga limpio. Si el tráfico es mucho menor la frecuencia de limpieza puede variar de un par de veces al día a un par de veces por semana.

El equipo encargado del aseo debe tener todos los implementos necesarios para realizar su labor, incluyendo señales de advertencia a los empleados y público en general, para que se sepa con claridad cuándo están limpiando el baño y se eviten accidentes.

En su rutina de limpieza, deben prestar especial atención a los espejos y los lavamanos, que son las áreas que suelen presentar mayor diferencia (or su mayor dimensión) con los baños de casas y apartamentos.

Los urinarios, en los baños de caballeros, se limpian igual que los retretes: con solución para desinfectar y un cepillo. Sólo se debe usar adicionalmente un trapo para garantizar que queden secos por fuera.